Connect with us

Opinión

Pozos de carbón, a minas o tajos

Compartir con:

“Una vez que se apruebe la reforma a la Ley minera, que se logre la prohibición de los pozos de carbón, que nadie entienda el transitorio, que da un plazo de 12 meses, como una moratoria o un periodo de gracia”, señala Rafael Avante Juárez, subsecretario del Trabajo y Previsión Social.

El subsecretario de la STPyS nos explica la importancia de la prohibición de los pozos de carbón y las inspecciones que están realizando. “Los pozos son centros de trabajo altamente peligrosos, la mayoría no tiene un estudio hidrogeológico como establece la normatividad, que puede prevenir derrumbes, inundaciones o explosiones.

“La entrada y salida del pozo es través de un tubo, no hay una rampa por donde se pueda salir corriendo, es un tubo de entre 60 y 80 metros de profundidad que no se puede escalar, tienen que bajar y sacar a los trabajadores en un tambo con un sistema que se conoce como el malacate, una polea amarrada al tambo que es el mismo con el que sacan el material. Suben 2 a 3 trabajadores y en una situación de emergencia no hay forma de sacarlos. Si el pozo se convierte en mina, una de las características es que tiene una rampa de acceso y salida, y esa es una gran diferencia”, agrega.

“Al día de hoy llevamos 231 inspecciones, hemos restringido el acceso a 8 pozos, y hemos dictado alrededor de 825 medidas técnicas de seguridad. Entre ellas, polveo, que se coloque polvo inerte alrededor de las paredes del pozo para que en caso de explosión, no prenda el resto del polvo del carbón, y no se convierta eso en tubo de fuego. Otras medidas son los metanómetros; equipo de protección personal; barrenado; autorescatadores, aparatos de respiración autónoma para el minero con oxígeno adicional.

“El operativo de inspección es completo, minas grandes de carbón en Coahuila solamente hay 10, medianas poco más de 60, hemos dictado algunas medidas técnicas, impuesto algunas sanciones para que hagan ajustes, pero en general la mayoría cumple lo que establece la norma.

“En los pozos alguien les está avisando, o están pendientes de ver la llegada del inspector, en ese momento desmantelan la parte de arriba del pozo, la torrecita o castillo, mueven el malacate y se esconden. Llevamos 166 informes en ese sentido, por eso es importante prohibirlos.

“No se trata de prohibir la extracción de carbón, sino de prohibir la utilización de pozos. Una vez que tengamos la ley, independientemente de que la prohibición entre en vigor en un año, que no piensen que tienen que vaciar el pozo de carbón lo más pronto posible porque piensen que en ese año nadie los va a visitar, eso sería un error. Vamos a reforzar nuestros operativos, vamos a seguir inspeccionando, y vamos a seguir ordenando suspensiones.

“La invitación es a todos aquellos productores de carbón que tienen la intención y la posibilidad de respetar las condiciones de seguridad de sus trabajadores, que conviertan sus pozos en tajos o que los conviertan en minas, con eso no vamos a tener problema”, concluyó.

Por: Sofía Salinas / elarsenal.net

Compartir con:

Más leídas