Connect with us

Opinión

Ojo, eh: muere una niña en Migración

Published

on

Rubén Cortés.

Tardó seis horas y 45 minutos en ser enviada al hospital. Murió al caer de una litera de piedra en la estación migratoria de Iztapalapa: Stephani Alessandra Velázquez García, una niña guatemalteca de 10 años, a quien el gobierno mexicano tenía retenida y durmiendo en una litera de piedra.

Hoy, es una pequeña migrante muerta, un nombre en las estadísticas, en la carpeta de investigación CI-FCY/COY-2/UI-3 C/D/915/05-2019. Pero su historia no es la clásica, del triste final en la frontera: murió en la CDMX, sin ser atendida siquiera en la enfermería de la estación.

Sucedió así:

La niña estaba detenida con su mamá en el centro Las Agujas, del Instituto Nacional de Migración y se cayó de una litera de piedra, mientras dormía. Es de pensar que sólo en las prisiones existen literas de piedra. Pero en México también dan literas de piedra a los migrantes.

¿Merece dormir en litera de piedra alguien que sólo busca un futuro mejor? ¿Merece rigores similares a los de un criminal? ¿Lo merece en México, un país con lugar destacado en la historia mundial de recepción a migrantes?

Stephani estaba con su mamá, Alma Velázquez García, de 34 años. A las tres de la tarde del pasado miércoles 15 de mayo, se cayó de la litera de piedra. Sin embargo, fue hasta las nueve y 45 de la noche que los custodios la trasladaron a un hospital.

Nadie sabe qué sucedió en las seis horas y 45 minutos que median entre la caída y el traslado directamente al hospital, sin pasar antes por la enfermería de Las Agujas. Tampoco por qué la llevaron al Pediátrico de Coyoacán, a más de 10 kilómetros de distancia.

El Pediátrico de Iztapalapa está a sólo cuatro kilómetros y medio. Todo eso es lo que investiga la PGJCDMX, aunque la pesquisa se enfila a “homicidio culposo” y, seguramente, contra los custodios, encargados de resguardar a los migrantes.

Los dictámenes del forense, de criminalística y de los médicos indican que la niña murió a causa de la caída y que, dicen de manera textual, se produjo “cuando trataron de reanimarla, ya no contaba con signos vitales”.

En cambio, el Instituto Nacional de Migración, ofreció otra versión 24 horas después: la niña fue atendida por el médico de guardia de Las Agujas, debido a “molestias en la garganta”, por lo que “estuvo en revisión a partir de ese momento y hasta su traslado al Hospital Pediátrico”.

Pero Stephani murió por la caída y los custodios demoraron casi siete horas en atenderla y que llegó al hospital ya sin “signos vitales”. Estamos ante una irresponsabilidad de las autoridades.

Una niña muerta…

Que tenían durmiendo en una litera de piedra.

www.elarsenal.net

Continue Reading

Comunidad Educativa

Informe Susupuato

Informe de Gobierno
A %d blogueros les gusta esto: