Connect with us

Opinión

Las bancadas y el trabajo legislativo

Compartir con:

Se ha desatado toda una polémica en relación a los grupos parlamentarios y la labor que deben desempeñar en los congresos, derivado del cambio de coordinador de la bancada del PAN en la Cámara de Senadores, que ha traído como consecuencia la ventilación de diferencias entre el presidente del partido y el encargado de los senadores panistas.

¿Hasta dónde puede haber injerencia de los partidos políticos con sus legisladores y cuál es el rango de maniobra de estos en las Cámaras?, ya que de ahí parte la polémica. ¿Una vez que son legisladores, se pueden conducir con total independencia o llevar una labor en equipo representando además de a sus electores, al partido político que los postuló?

A efecto de dilucidar esta situación, es menester adentrarnos a la dinámica de los Partidos, que cuando menos tiene un centro en tres ejes:

1.- Está comprometido a dar el respaldo a sus gobiernos, cerrando filas y buscando que sean exitosos, quitando piedras del camino, evitando su desgaste y procurando una buena administración, ya sea en lo federal, local o municipal. Así se puede observar la competencia entre los estados o las ciudades, la innovación, la seguridad, el combate a la pobreza, el desarrollo económico, la cercanía con la gente, sus programas de infraestructura, etcétera, con la finalidad de ver quien hace mejor las cosas. Aunque no siempre salen bien y dejan mal parado al Partido Político que los postuló.

2.- Una de sus principales funciones es la participación en los procesos electorales, donde surgen un cúmulo de descalificaciones y también propuestas. No habría ni debates, ni un esquema plural, sin la competencia electoral. Este es un punto central para los Partidos Políticos y para la propia ciudadanía, que los premia o los castiga, según su comportamiento y resultados, quizás este rubro es donde más afloran las diferencias, pues es aquí donde cada uno toma distancia de los demás, al tratar de contar con identidad propia y con ello obtener las simpatías del ciudadano, con la intención de ganar las elecciones.

3.- Donde se concentra la actividad política, es en el poder legislativo, representados los partidos a través de sus bancadas, tanto locales o en el Congreso de la Unión. Se convierten en sus brazos políticos, los legisladores hablan a nombre de la institución a la que pertenecen y se organizan en bloques partidistas bajo el nombre de grupos parlamentarios.

Resulta obvio la estrecha vinculación que debe existir entre el grupo parlamentario y el Partido Político, bajo el hilo conductor del jefe del partido y el coordinador de la bancada, ya que de esa relación depende una visión conjunta, que se articule en estrategia y ejecución de acciones que se encamine a lograr los objetivos que hayan acordado.

Adicionalmente, es común en la actividad política, que se presenten frecuentemente las coyunturas, que se atienden tanto en el partido como en las Cámaras, por lo tanto, para que una institución de esa naturaleza este en posición de enfrentarlas con eficacia, se requiere un trabajo en conjunto, armónico y permanente comunicación entre los líderes del partido y de las bancadas.

Cuando ello no ocurre, el fracaso es inminente, los grupos se dividen, los protagonismo salen a relucir, las diferencias se amplían y las confrontaciones se multiplican.

Por otra parte, los legisladores no son oficialía de partes, sentimiento que ha permeado entre ellos, aunque su labor ha consistido en ser voceros de la institución, representan la ideología y propuesta del partido, hablan por este ante las demás bancadas y realizan acuerdos a nombre del instituto político que representan, aportando argumentos en el debate legislativo, lo cual les ha permitido nutrir y enriquecer las iniciativas, circunstancia que me parece correcta, por lo tanto esa posición que sostienen sin duda alguna está superada. Sin embargo, las bancadas tampoco son independientes, no pueden representar a un Partido Político e irse por la libre, por el contrario se requiere constante acercamiento, para encontrar común acuerdo entre Senadores y Diputados con la dirigencia, tomando en consideración, posicionamiento, oportunidad y unidad.

Este último punto es crucial, si no existe unidad, hay división, y en este escenario, están obligados los líderes a realizar los ajustes necesarios para buscar la unidad, factor indispensable para la buena marcha de cualquier estrategia.

Así lo hizo Fox, así lo hizo Calderón, así lo hace Madero y así lo hacen todos.

Alejandro Zapata Perogordo

Compartir con:

Más leídas