Connect with us

Opinión

La nueva era de la educación en Michoacán

Published

on

Algunas mamás se sentirán identificadas conmigo al recordar que cuando eligieron la escuela para sus hijos tomaron en cuenta varios factores: la cercanía del plantel con el trabajo y la casa, el horario extendido para quienes realizamos largas jornadas de trabajo; el nivel académico y sobre todo, que no suspendieran clases por marchas o tomas que realizaban las y los docentes.

En mi caso, hace ya 11 años opté por hacer un gran sacrificio al estirar mi sueldo, para inscribir a mi hijo en una escuela particular, pues en estos planteles nunca hay tomas. Por mi trabajo, no me podía dar el lujo de no llevar a mi hijo a la escuela, y por el trajinar de mis actividades laborales, no podía traerlo conmigo de arriba para abajo.

Por eso es que hoy me complace conocer que todas aquellas mamás que tomaron la misma decisión que yo hace algunos años, con el nuevo acuerdo educativo lo anterior será cosa del pasado, pues en Michoacán se ha dado un paso histórico rumbo a lo que se ha llamado la nueva era de la educación, la cual ha sido posible gracias a la coordinación y conciliación del Gobierno del Estado y la Federación para garantizar, a las niñas y niños michoacanos, su derecho a una educación de excelencia.

El nuevo acuerdo educativo brinda certeza al magisterio sobre el pago de sus salarios y prestaciones, lo que les permitirá concentrarse en preparar sus clases, atender sus grupos, impartir el conocimiento y retomar el papel como líderes de la enseñanza en sus escuelas, que nunca debieron de perder.

Convencida estoy de que, el trabajo en las escuelas del sector público es de calidad, pues en sus aulas encontramos maestras y maestros comprometidos con la formación de los niños y niñas del futuro, quienes no volverán a quedarse sin clases por la falta de pago, gracias a la firma del acuerdo que se realizó entre el Gobierno Estatal y el Gobierno Federal el pasado 23 de enero, el cual, soluciona un problema histórico de más de 30 años.

Estamos hablando un verdadero acto de justicia para todas y todos. Para los maestros, porque se les pagará a tiempo y completo su salario; para los padres y madres de familia, porque tendrán la certeza de que sus hijos recibirán ciclos escolares completos; para las niñas y niños, porque la permanencia de sus maestros frente a grupo, incide en una mejor calidad educativa para su futuro.

Para la ciudadanía y los sectores productivos, porque con finanzas educativas ordenadas y vigiladas tendremos mejor aprovechamiento de los recursos públicos; mejor transitabilidad al reducirse las protestas magisteriales, mejor imagen del estado, mayor confianza en Michoacán y una economía en crecimiento.

Por Liliana Soria

Continue Reading

A %d blogueros les gusta esto: