Connect with us

Opinión

La falsa esperanza

Published

on

Política y politiquería
Por: Lucero Pacheco

En la antigua época del imperio del mar del norte, existió un Rey de nombre Canuto, de Inglaterra, quien se burló de sus aduladores, que lo tenían endiosado y no cesaban en decirle lo sabio y poderoso que era.

Canuto que fue descrito como un hombre sensato, y un día decidió darles una lección a sus súbditos, demostrarles que su poder tenia límites; Canuto le ordenó al mar detenerse, y tras la respuesta del mar, los aduladores callaron.

Hay soberbia en quienes pretende bautizar su propio tiempo y colocarse por delante de la historia. Soberanía no es omnipresencia.

Esa esperanza que vendió Morena en las elecciones pasadas ha quedo pulverizada ante un líder que en la imaginación ha desterrado a la corrupción, así por mandato divino, porque en los hechos los casos de Pio López Obrador y Felipa Obrador, sin dejar de lado que hasta en el programa “Jóvenes construyendo el futuro” tiene irregularidades, solo demuestran que son iguales o peores.

No hay triunfalismo en decir que la corrupción está desterrada, esa es una mera ilusión presidencial.

En los hechos, Morena reciclará a ex priistas y perredistas, los candidatos de Morena propagan la falsa idea que la Cuarta Transformación ya es una realidad, la falsa esperanza que se acabó la corrupción, que vendrán tiempos mejores, pero en la realidad no han cambiado nada. Se consuelan con repetir las mentiras, y trasladan a otros el deber de descifrar la realidad.

El caso de Michoacán no es ajeno a la radiografía electoral de Morena en el resto del país, en Guerrero, por ejemplo, tendrán un candidato a gobernador con antecedentes de violación, pero también los hay con virtudes como la deshonestidad, el compadrazgo, el nepotismo.

Al momento, en Michoacán Morena no postulará a ningún candidato “puro”, todos los perfiles son reciclados, desde perfiles del PRD de Leonel Godoy hasta el PRI de Fausto Vallejo.

Hoy los candidatos de Morena en Michoacán se presentan con tal arrogancia que presumen un falso certificado de infalibilidad, arrogancia que es, en el fondo, ignorancia.

Pronto arrancarán las lecciones, por eso es importante conocer la historia de quienes se postulan, su trayectoria, su congruencia, para que no nos vendan espejitos, ni mucho menos falsas esperanzas.

Michoacán no necesita de aduladores, ni de mesías.

Al tiempo.

Compartir con:
Continue Reading
A %d blogueros les gusta esto: