Connect with us
Congreso del Estado de Michoacán

Opinión

Guatemala, México y Estados Unidos frente al reto migratorio

Published

on

Por : Luis Octavio Murat Macias. / Columnas

Muchas veces, en la Historia, se ha visto como el Goliath sin cerebro ni alma ha sido aplacado y muerto por el David que ha contado con esos elementos. La diplomacia de alta calidad hará que armonicen siempre los fines y los medios de las relaciones internacionales con los recursos disponibles del poderío nacional. Esta misma diplomacia reunirá los escondidos recursos de la fuerza natural y los transformará, en realidades políticas” (Hans J. Morgenthau).

En la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, firmado en Ginebra, Suiza 1951, se estableció un nuevo concepto internacional llamado Tercer País Seguro.

El significado implica cuando una o varias personas abandonan su país de origen para solicitar asilo en otro. El segundo país podría negarse a recibirlos y enviarlos a un Tercer País Seguro con la capacidad política, económica y social suficientes, a fin de poder darles atención médica, alimentación, educación, trabajo, vivienda y abrigo.

En Chihuahua, por ejemplo, se necesitan 20 mil trabajadores en las maquiladoras. Sin embargo, Ciudad Juárez no cuenta con las viviendas suficientes, escuelas, hospitales, alimentación, agua y demás servicios para poder ofrecer una situación digna, motivos que obligan a los refugiados a unirse al crimen organizado como la vía inmediata para subsistir. Hay trabajo pero no las condiciones.

De manera que la protección a migrantes por medio de un Tercer País Seguro durará todo el tiempo hasta que el Segundo País resuelva los trámites de asilo, que oficialmente es de 180 días en Estados Unidos, pero en la realidad el tiempo es de dos a 5 años de espera.

Datos investigados por la Dra. Dolores Pombo, del Colegio de la Frontera Norte, revelan que en junio del 2018 había 320 mil tramites pendientes de asilo afirmativo y 746 mil casos pendientes de asilo de cualquier tipo, lo cual explica que en la Puerta de San Isidro, Frontera con Tijuana, estén miles de migrantes en espera de 3 meses para la Oficina de Migración los entreviste.

Posteriormente los refugiados son enviados a un centro de detención, si son grupos familiares los envían a México a esperar la cita para presentarse en la Corte de Estados Unidos.

La situación para los refugiados en busca de asilo, 485 mil anualmente, es grave, miserable, sin destino, sin planes de vida que intentan conservar frente a los riesgos letales que surgen a diario, a cada minuto, con la esperanza de que algún día puedan vivir mejor.

La situación en espera muestra de capacidad del país para poder soportar la carga que significa el gasto de miles y miles de refugiados que, por su condición de migrantes, reciben protección oficial, pero con limitada oportunidad para trabajar y poder soportar sus gastos, y esa realidad tiende a quebrar las finanzas de municipios, estados e instituciones federales.

De manera que el fenómeno migratorio que Centroamérica, México y Estados Unidos enfrentan requiere del esfuerzo conjunto de por lo menos 3 países, para uno solo es imposible.

En el caso de México, económica y políticamente, enfrentaría severas resistencias y obstáculos internos, aun contando con el aporte económico de Estados Unidos para solventar gastos de los migrantes.

Aunque Trump se jale la peluca y haga berrinche vomitando sus amenazas, México no debe ni puede ser un Tercer País Seguro, y eso será materia que habrá de aprobar y ratificar el Senado Mexicano, en caso de que se insista hacer de la negociación bilateral un Tratado.

Ahora bien, si de verdad se lleva a cabo el anuncio del señor Trump de que Guatemala podría desempeñar el papel de Tercer País Seguro las cosas cambian y cada uno de los 3 países podrían hacer mejor su tarea y repartir las cargas:

Guatemala asistiendo a los refugiados como Tercer País Seguro con recursos contemplados en el Plan de Desarrollo de la zona que México ha diseñado para motivar ingresos, trabajo y la activación de la economía.

México, estableciendo y garantizando el orden social asegurando y controlando la Frontera Sur y combatiendo a fondo el crimen organizado, el tráfico de drogas y de personas.

Estados Unidos aplicándose para brindar asilo a refugiados de forma ordenada, programada y legal para establecer cuotas posibles.

Guatemala, México y Estados Unidos pueden hacerlo.

@luis_murat

www.elarsenal.net

Continue Reading
A %d blogueros les gusta esto: