Connect with us

Opinión

“Es como acabar con los borrachos, cerrando todas las cantinas…”

Published

on

La solución más rápida al desabasto de combustibles sería reabrir los ductos. Las cuatro mil pipas y carrotanques disponibles no alcanzan para abastecer gasolinas y diésel alrededor del país. Se necesitan 12 mil.

Pero el presidente López Obrador no piensa doblar las manos. Lo dijo ayer en la mañanera. Parecería una derrota de su estrategia de lucha contra el robo de combustibles.

Sería tanto como admitir que se equivocó, y eso no va a suceder.

“Sería fácil abrir los ductos y decir: ‘Se normalizó ya la situación’, pero mantener a sabiendas el robo, es decir, aceptar, tolerar el robo, no lo vamos a hacer”, advirtió el primer mandatario.

AMLO pidió a los ciudadanos no realizar compras de pánico, ni hacer caso de “informaciones alarmistas”. No lo escucharon. Los consumidores atiborraron las gasolineras que aún dan servicio.

El humor social empeoró. El problema crece en lugar de normalizarse y con ello las críticas al mero mero de la 4ª Transformación, quien está convertido en el vocero oficial y único en está crisis de desabasto de gasolinas.

Las críticas directas al presidente son cada vez más ácidas. “Veo a López Obrador cada vez más Maduro”, leímos ayer en las “benditas redes sociales”, que ya están muy “fifís”.

* * *

El reporte del desabasto, al día de ayer, es que nueve entidades, que congregan 260 municipios están afectadas.

En el Estado de México, 130 estaciones de servicio están cerradas. En Michoacán son 320 en la misma situación. En Jalisco, 581; en Guanajuato, 520; y, en Querétaro, 90. El Aeropuerto de Internacional de Querétaro reporta que se agotan sus reservas de turbosina.

El promedio nacional de abastecimiento o autonomía es de 3.1 días. De acuerdo con la Secretaría de Energía los días de aprovisionamiento de gasolina por región son: en el Noroeste 8.5 días, en Occidente 2 días, en el Centro 1 día, en el Norte 7.6 días, en el Golfo 4.5 días, Noreste 2.2 días, Sureste 1.9 días y en el Sur 3.1 días.

* * *

Comentamos el tema con el ex Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido. Está preocupado por lo que asoma. Por el “maniqueísmo” que aparece de un lado y el otro. Esos irónicos memes, que rayan en lo ofensivo, reflejan la polarización que vivimos.

Rubido ve cómo el ambiente se descompone. Se respira crispación social. Percibe riesgos de bloqueos, si el desabasto de gasolina acaba por envenenar el humor social.

Y no parece haber margen para la tolerancia.

El problema es complejo. Muy complejo. Hay combustible suficiente, pero las pipas no alcanzan para estabilizar abasto. Mientras más se alargue la crisis, el descontento será mayor.

“Podemos estar secando el campo para que se genere una chispa”, advirtió el ex comisionado.

El hombre es partidario de buscar un mecanismo para cerrar filas en torno al presidente AMLO. “Hay que serenar este país. Es el único que tenemos”, nos dijo.

* * *

Me desperté ayer con el desplegado de Carlos Romero Deschamps. Lo leí apenas abrí mi celular. No era un sueño que había recuperado mi memoria. No.

Las palabras aparecían en la iluminada pantalla del dispositivo. El líder del sindicato petrolero, priista de toda la vida, se suma a la “valiente lucha” de AMLO contra la corrupción en Pemex.

¿En serio? ¿Aunque esa lucha salpique al sindicato y a sus cabezas?

El propio dirigente del STPRM tendría que ser investigado a fondo. Él y su familia tienen un estilo de vida opulento que no corresponde a un sindicalista honesto.

Romero carga con señalamientos sobre millonarios desvíos de recursos. ¿Recuerda el Pemexgate?

Pero el sindicalista también sabe de la postura la de AMLO de aplicar el “punto final” a los corruptos del pasado. No los investigará para no distraer tareas de futuro.

El final del texto, firmado por Romero Deschamps, es conmovedor:

“El gobierno esta haciendo lo correcto. El sindicato apoya el cambio…”.

* * *

El tema de la crisis del desabasto de combustibles llegó ya al Congreso. Se discutió ayer en la Comisión Permanente. Diputados y senadores acordaron, por unanimidad, citar a comparecer a los titulares de la SHCP, Energía, Pemex y Profeco.

Los legisladores, incluidos morenos, piden explicaciones sobre la estrategia de lucha contra el robo de combustibles.

La oposición, además, quiere respuestas a las siguientes preguntas: ¿Cuántas pipas se han contratado? ¿A quién pertenecen? ¿Cuánto dinero le está costando a los mexicanos este nuevo sistema de abasto?

¿Cuánto ha significado en pérdidas para industrias y comercio del país? ¿Cuánta gasolina hay en Pemex en este momento? ¿Qué tiempo tenemos garantizado el abasto para todo el país?

La intervención que llamó más la atención de los medios fue la de la senadora del PAN, Xóchitl Gálvez. Citó al clásico Paco Ignacio Taibo II, para dar a conocer sus puntos de vista:

“Vamos a llamar a las cosas por su nombre. Dejémos de decir que no hay desabasto. Sí hay desabasto y estamos aquí para ayudar a resolverlo. Más nos vale que vayamos abriendo los ductos. Se los dice una ingeniera que de esto sí le sabe.

“El problema es que aquí se quiso, por ejemplo, hacer campeón al Cruz Azul, quitando a todos los equipos de fútbol. Así, me canso ganso que gana el Cruz Azul el campeonato. O es como si queremos acabar con los borrachos, cerrando todas las cantinas…”.

Pues sí…

Francisco Garfias.  /  ARSENALCOLUMNAS / www.elarsenal.net

Continue Reading
A %d blogueros les gusta esto: