Connect with us

Opinión

El de los seis millones de AMLO

Compartir con:

Luis Costa Bonino, el asesor de AMLO que pidió para éste seis millones de dólares en la pasada campaña presidencial no pudo encontrar ayer peor timing para salir en defensa de su jefe: cuando el dinero público entró a debate en la política doméstica.

 

Durante una cena en la residencia del empresario Luis Creel, en las Lomas de Chapultepec, Bonino dijo el pasado 24 de mayo:

“Necesitamos conseguir seis millones de dólares para ganar la campaña presidencial, los demás temas los tenemos bajo control (…) esta elección la vamos a ganar (…) quería pedir en esta ocasión que le pudieran dar a la campaña, sabiendo que es un apoyo, no a la esperanza, sino al triunfo”.

La grabación fue divulgada por el diario El Universal y en la cena estaban presentes, además, de Creel, quien habría sido secretario de energía de AMLO, Adolfo Hellmund; y el cineasta oficial de AMLO, Luis Mandoky, entre otras personas.

Es cierto que el dinero reclamado por Bonino era privado, pero resultó notorio que su defensa de AMLO, ayer en las redes sociales, fuera para criticar a Marcelo Ebrard, quien como Jefe de Gobierno (2006-12) otorgó hasta 15 contratos a Honestidad Valiente, la asociación de AMLO.

Sólo en 2007, Honestidad Valiente A.C cobró al GDF de Ebrard 4.5 millones de pesos por digitalizar unos archivos de contribuyentes. También le cobró a alcaldías perredistas del Edomex, Campeche, Hidalgo, Tlaxcala y Morelos.

Se trató de recursos del erario entregados por Ebrard a AMLO para que viviera sin trabajar, además de 90 millones de pesos ubicados por el PAN en dos cuentas bancarias personales de la tesorera de AMLO, Yeidckol Polevnsky: 40124893790, de Inbursa, y 446856268, de BBVA Bancomer.

Sin embargo, el hombre de los seis millones de dólares en la cena de Las Lomas acusó a Ebrard de haber cerrado el camino a AMLO en las pasadas elecciones presidenciales y, más aún, de montar “una emboscad” para difundir su “charolazo”:

En la campaña de 2012, @m_ebrard no sólo le cerró el camino a la Presidencia a AMLO, sino que se lo cerró a sí mismo para el 2018.

@m_ebrard Simplemente no estuvo a favor de la campaña de AMLO, con lo cual perjudicó mucho a la izquierda mexicana.

El adversario externo era EPN y el interno MEC. Los soldados de ambos había infiltrado profundamente la campaña de AMLO.

De cualquier manera, la reaparición de Bonino ha hecho recordar la proverbial opacidad que siempre ha rodeado el trato de AMLO con el dinero desde que en el año 2000 inició la supermillonaria campaña presidencial que aún mantiene con viajes en avión, publicidad en medios…

Campaña a la que Ebrard contribuyó desde el GDF ¡Sin dudas!

Por: Rubén Cortés / elarsenal.net

Compartir con:

Más leídas