Connect with us

Opinión

El daño está hecho

Compartir con:

Por :Alejandro Rodríguez Cortés

Por primera vez en casi 16 meses de la mal llamada Cuarta Transformación, el presidente de la República habló este domingo de crisis económica: la que viene por los devastadores efectos que tendrá en la actividad productiva nacional la epidemia de Covid19 en México y en todo el mundo.

Pero, si bien las consecuencias del combate al coronavirus serán -ya lo son- desastrosas, en nuestro país el daño ya estaba hecho.

La ideologización de la política económica de Andrés Manuel López Obrador, decisiones equivocadas que provocaron y provocan desconfianza en la inversión privada, mensajes contradictorios a empresas y empresarios, falta de reglas claras o cambio de éstas en contratos vigentes del gobierno federal, pasaron ya factura a un país cuyo crecimiento se detuvo desde el año pasado, sin crisis y sin emergencia epidemiológica.

Hoy, en un mundo azorado, expectante frente a un enemigo invisible pero fatalmente presente, el mandatario mexicano tiene ya el pretexto que necesitaba para justificar su incapacidad e indolencia para conducir un país grande, generoso y productivo, a pesar de sus innegables carencias y pendientes por resolver.

Con todo y la caída en el Producto Interno Bruto Nacional durante el primer año de su administración, López Obrador siempre evadió su responsabilidad y habló de que creceríamos, y que si no lo hacíamos era porque privilegiaba “desarrollo” sobre expansión económica.

Siempre mintió. Las razones están a la vista y vienen desde la absurda idiotez -así calificada por una prestigiada publicación británica especializada- de cancelar la obra del nuevo aeropuerto de la ciudad de México, hasta la necia consulta pública llevada a cabo en Mexicali para decidir sobre una inversión directa de 1,500 millones de dólares ya en marcha.

Sí. Aunque parezca increíble el populista le preguntó a la población si están de acuerdo en un complejo industrial cervecero cuya construcción lleva dos terceras partes de avance, con contratos legales en curso.

Una vez más. ¿Qué mensaje le das a quien ya invirtió 900 millones de dólares y lo más probable es que le hagas perder esa cantidad enorme de recursos?

Porque independientemente del resultado de esa consulta ilegal, claramente en contra del proyecto, y de la decisión que con base el ella haya tomado ya el presidente de la República, el daño -repito- está hecho. No solo para Constellation Brands sino para el mundo entero que difícilmente volverá a ver en México un destino confiable de inversión.

México no creció antes de la pandemia y no lo hará después de ella. Pero el Covid19 le dará a los apologistas de la 4T una interminable y tramposa narrativa que buscará exonerar a su líder -el presidente de todos los mexicanos- de su responsabilidad en torno a lo que hizo y no hizo antes y durante este año cero.

Año cero porque después del 2020 el mundo no será igual y nosotros no seremos los mismos. La historia juzgará a quien prometió que todo cambiaría en México con su sola presencia, con su popularidad ahora desgastada, con sus inútiles reuniones madrugadoras y con arengas populistas y plegarias de protección religiosa ante nuestros males y retos.

La historia juzgará a quien, en medio de la crisis petrolera mundial, se atreve a expresar frente a la cámara que él y solo él decidió bajar el precio de la gasolina que consumimos los mexicanos.

Allá quien le crea eso… y lo demás.

Mientras tanto, y antes de que llegue ese juicio de la historia, llegará el 2021 y las urnas nos darán la oportunidad de que los otros 3 años sean mejores, o por lo menos no sean tan malos.

*Periodista, comunicador y publirrelacionista

@AlexRdgz

El daño está hecho

Compartir con:

Más leídas