Connect with us

Opinión

Dueños de la Supervía no pierden ni perdiendo

Published

on

Enviar Por:

Lo que dejó por contrato el gobierno de Ebrard a los dueños de la Supervía es el sueño de todo capitalista: una cláusula que impide a los gobiernos capitalinos futuros bajar la tarifa que cobran.

Si Miguel Mancera quisiera beneficiar a los automovilistas bajando el actual costo de 31 pesos por tramo, tendrá que pagar a las empresas OHL, Copri y Constructora Atco un desembolso por dos vías: una directa y otra condonándole impuestos.

El contrato que dejó Ebrard indica en su séptimo párrafo de la Décima cláusula del “Título de concesión Vía de Comunicación Urbana de Peaje”, correspondiente a la “Tarifa” de la Supervía:

–“En caso de que el GDF solicite a la Concesionaria reducir las tarifas en cualquier porcentaje de manera unilateral, tanto a nivel global como a nivel selectivo, las partes deberán celebrar previamente un convenio en el que se establezcan los mecanismos financieros o fiscales por medio de los cuales el GDF compense la diferencia entre las tarifas vigentes y las tarifas especiales que efectivamente se hayan contemplado en el convenio respectivo”.

Quiere decir que si el neoliberalismo estaba en desuso, el izquierdista “moderno” Ebrard lo rescató con nuevos bríos, porque en la Supervía los capitalistas hicieron un negocio redondo. Comprobemos si no:

1.- Ahora cobran la tarifa más alta de una vía en México, a razón de 16.50 pesos por kilómetro, por lo que obtienen al mes unos 23 millones, considerando que unos 25 mil automovilistas la usan a diario.

2.-Si al final las cuentas no salen a su favor, el GDF tendrá que reponerle lo que no hayan ganado. Esto es: serán rescatados con dinero de todos los capitalinos.

Ah, y el contrato de Ebrard los protege hasta de “cualquier crisis inflacionaria”. Porque resulta que les permite aumentar el precio sólo con avisar a la Oficialía Mayor:

–“En el caso de que hayan transcurrido cuando menos tres meses desde el último ajuste y el Índice Nacional de Precios al Consumidor haya registrado un incremento de más de cinco por ciento con respecto al INPC, utilizado en la actualización previa”.

Y eso que, comparada con otras autopistas del país, la Supervía es la más cara:

–La México-Pachuca cobra 91 centavos el kilómetro

–La México-Querétaro, 1.21 pesos

–La México-Puebla, 1.17 pesos

–La México-Cuernavaca, 1.54 pesos

–La México-Toluca, 2.95 pesos.

Sin embargo, de las ganancias que obtienen los dueños (ahora alrededor de 23 millones de pesos por sólo 1.9 kilómetros), al GDF sólo le toca el uno por ciento (unos siete mil 750 pesos al día), según el contrato firmado en abril del 2010.

Así que los dueños de la Supervía de Ebrard no pierden… ni perdiendo.

 

Por: Rubén Cortés / elarsenal.net

Más leídas