Connect with us

Opinión

“ARTE, EGO Y VANIDAD”

Compartir con:

“ARTE, EGO Y VANIDAD”


Empezaré diciendo que la palabra ARTE ha tenido hasta éste momento muchas definiciones y formas de entenderla, desde las más académicas y filosóficas hasta las más simples y llanas; para el caso de hacer más accesible o entendible el escrito de hoy diremos que ARTE podría ser toda actividad o producto realizado con una finalidad estética y comunicativa a través de la cual se busca expresar ideas, emociones, sentimientos, que denoten una visión general o particular del mundo.


La estética en el arte busca estudiar la esencia y sustancia de las cosas hermosas, aunque dicho aquí de una manera simple resulta muy complejo y circunstancial definir el concepto de lo hermoso o lo bello de una forma única y establecida, pues la percepción de cada individuo es diferente y su reacción ante el arte lo es aún más.


El ser humano es creador por naturaleza al igual que un artista; es un don del ser humano que al ser trabajado y desarrollado se convierte principalmente en el artista en una virtud que destacará de entre las habilidades comunes; se distingue por sus características propias de la personalidad de cada artista, pero… ¿Qué mueve a un artista a crear?, indudablemente que en el artista existe una impostergable necesidad de crear, de hacer, de dar a luz a ese cumulo de reacciones anímicas resultantes de la interacción con su realidad concreta y abstracta.


Pero…¿Qué fin busca el artista al crear…? Tal vez ¿querer hacer brillar su vanidad? o tal vez ¿alimentar su ego?… ¿o simplemente desfogar esa necesidad de crear sin otro fin más allá? … ¿o simplemente buscar un éxito forrado del interés de un bien material? Seguramente podría ser cualquiera de los casos anteriores o tal vez un poco de todos; lo cierto es que la razón que impulse a un artista a crear hablará de la calidad y de la trascendencia de su obra, pues si consideramos que la estética en el arte estudia la esencia y la sustancia de lo hermoso o bello podría resultar que la vanidad, ego o materialismo utilitario impidan o entorpezcan un enfoque claro del enfoque de estudio (sustancia-esencia) para ser usado como caldo de cultivo para la creación.


ARS GRATIA ARTIS (el arte por la gracia del arte) surge en el inicio del siglo XIX como reacción frente al mercantilismo (aún vigente) Burgués, dándole un aire de renovación al arte; hoy en día el arte es motivo y objeto de un espíritu mercantil que trata de conseguir ganancias en algo que de fondo se supondría debería tener un entorno basado en la expresión de los valores humanos como una extensión del valor natural y universal siendo éste su fin principal. La vanidad, el ego y la utilidad podrían estar en una creación artística como una consecuencia, como algo colateral y secundario no como un fin o algo primario pues debería haber coincidencia entre su punto de concepción, de gestación y alumbramiento de una obra, pues dicho proceso determinará el tipo de influencia que una obra de arte podría tener en su entorno social, humano, político, etc.


Hasta la próxima… ATT: “EL ROPAVEJERO”

Compartir con:

Más leídas