Connect with us

Opinión

AMLO y Góngora

Compartir con:

En su afán de lavarse las manos con lo negativo que emane de sus decisiones, AMLO pierde otra oportunidad de practicar su “honestidad valiente” al no criticar el tráfico de influencias del ex Ministro Genaro Góngora Pimentel.

Porque:

–El 5 de febrero de 2012 prometió que, si ganaba la Presidencia, Góngora sería el consejero jurídico de su Gabinete: “Será el faro que guíe mis decisiones jurídicas”.

–Ahora, Góngora usó sus influencias para encarcelar a la madre de sus dos menores hijos por un litigio de pensión, con colaboración jurídica de Juan González-Alcántara Carrancá, presidente del Tribunal de Justicia del DF durante la administración de AMLO.

Góngora es responsable de Justicia, Legalidad y Gobierno en Morena, el negocio político familiar de AMLO, en la cual sus hermanos Pío y Ramiro encabezan la estructura en Chiapas, su hijo Andrés López Beltrán en Tabasco y su sobrina Helena es la Tesorera en Campeche.

Góngora se disculpó con la madre de sus hijos, pero insistió en que permanezca en la cárcel “hasta el momento procesal oportuno y se reincorpore al hogar con nuestros hijos”.

En cambio, AMLO no se ha pronunciado acerca de la actuación del “faro que guíe mis decisiones jurídicas”, y además, responsable de Justicia, Legalidad y Gobierno de la organización que pronto se convertirá en partido y por la cual prevé ser candidato presidencial en 2018.

La autocrítica es ajena a su estilo autoritario y unipersonal: como cuando negó su relación con una cena del 24 de mayo de 2012, en que sus colaboradores Luis Costa Bonino y Luis Mandoki pidieron seis millones de dólares para su campaña.

En su cuenta de Twitter, Bonino admitió: “A la cena de Luis Creel lo invitaron a AMLO. Y él dijo: no, yo no quiero ir. Y mirándome a mí y a Mandoki nos dijo: vayan ustedes! “El Charolazo” no fue idea mía, ni de Mandoki. Nos dijeron que fuéramos a lo de Luis Creel, y eso hicimos”.

Sin embargo, AMLO dijo que la divulgación de la cena se trató de “una maniobra política”. Nunca pidió cuentas a Bonino y Mandoki por usar su nombre para pedir dinero. No lo hizo porque él mismo los había mandado a la cena. “Vayan ustedes”, asegura Bonino que les dijo a él y a Mandoki.

En 2004 René Bejarano también reconoció en un video grabado por Carlos Ahumada “yo he hecho muchas cosas para Andrés que no cualquiera trabajaría, él bien sabe que lo que yo hice, si nos caen un día, fui yo, no él, claro que le va a pegar a él, pero más a mí”.

Pero AMLO negó a Bejarano. Porque siempre se lava las manos.

Hasta con el faro de sus decisiones legales.

Por: Rubén Cortés / elarsenal.net

Compartir con:

Más leídas