Connect with us

México

‘No soy como Peña ni Calderón; no soy partidario de torturas’

Compartir con:

El presidente llama a la población de Aguililla, Michoacán a construir la paz y no dejarse manipular por criminales; explica por qué no ha visita el municipio; critica a autodefensas

CIUDAD DE MÉXICO. El presidente Andrés Manuel López Obrador aceptó que no va al municipio de Aguililla, Michoacán, tomado por el crimen organizado desde hace meses, para “no hacerle el caldo gordo a la prensa amarillista y a sus adversarios” y aunque se burlen, sentenció que la política de abrazos y no balazos es la que prevalecerá en su gobierno.

El Ejecutivo federal puntualizó que “no se chupa el dedo” y que no es como Enrique Peña Nieto o Felipe Calderón, ex presidentes de México, partidarios del “mátalos en caliente”, por lo que llamó a la población de ese municipio a construir la paz, hacer a un lado el rencor y no dejarse manipular por ninguno de los grupos del crimen que pretende controlar la región.

“Conozco todo el pueblo de Michoacán y es un pueblo bueno y trabajador y entonces que no se dejan llevar, que no los enganchen, porque hay dos o tres grupos que quieren apoderarse de territorios y provocar confrontación y pérdida de vidas humanas; nosotros no queremos eso, no queremos que nadie pierda la vida y aquí incluyo a todos, no quiero que pierdan la vida quienes están en las bandas delictivas, no quiero que pierda la vida nadie, no estoy de acuerdo con la violencia, soy pacifista, que aunque se burlen, porque tengo una razón de fondo, aunque se burlen, voy a seguir diciendo abrazos, no balazos”, advirtió López Obrador.

Desde la conferencia de prensa de este martes en Palacio Nacional, el presidente dejó clara su discrepancia con las autodefensas al señalar que “fue un error” que costó muchas vidas.

Adicionalmente, López Obrador informó a la población de Aguililla que el ejército y guardia nacional permanecerán en el lugar para evitar que los grupos de la delincuencia se impongan y conviertan en “tierra de nadie” la zona; de ahí que se hayan instalado mesas de diálogo para garantizar la paz.

El presidente también aseguró que vive asediado por sus adversarios los cuales desean que caiga en la trampa de la provocación para señalarlo como quien encabeza un gobierno represor.

“Quisieran poder decir: es lo mismo de antes, no, yo no soy Peña ni Felipe Calderón, no soy partidario del mátalos en caliente, no soy partidario de masacres, no soy partidario de torturas, de la asociación delictuosa que se daba entre delincuencia y autoridades, somos distintos” expuso a los medios de comunicación.

El mandatario federal aseguró que en “temporada de canallas” su gobierno trabaja para conseguir la paz a través del diálogo y alejados de las provocaciones.

No voy porque no quiero hacerle el caldo gordo a la prensa amarillista y a nuestros adversarios, se imaginan si voy a estar en eso, híjole, las televisoras y todos hablando nada más de eso, estoy pendiente, estoy atento, estamos actuando, pero no me estoy chupando el dedo, por algo soy el presidente de más edad en la historia de México”, subrayó en su posicionamiento sobre la situación que prevalece en Aguililla, Michoacán.

Fuente: excelsior.com.mx

Compartir con:

Más leídas