Connect with us

Internacionales

¿Desbordados y abandonados? La crisis del coronavirus estremece a los asilos de ancianos en España

Published

on

Mientras el número de muertos y contagiados en las residencias se dispara, el Ejército ha desinfectado 300 hogares de mayores en todo el país.

En España ya son más de 56.000 los casos positivos, los fallecidos superan los 4.000 y se han reportado 655 nuevos casos fatales en las últimas 24 horas.

En este contexto, en dos días el Ejército ha desinfectado 300 residencias de ancianos en todo el país en un intento de reducir las consecuencias de la epidemia. El virus ataca principalmente a personas mayores y a aquellas que presentan enfermedades crónicas. Sin duda es en los asilos donde se registran algunos de los panoramas más desoladores. 

En autobuses, ambulancias y escoltados por la Guardia Civil han sido desalojados decenas de ancianos de la residencia en la que vivían en Alcalá del Valle, provincia de Cádiz, en el sur de España. Muchos de ellos contagiados con coronavirus, pero sin recibir asistencia alguna. La falta de enfermeros, médicos y auxiliares y el grito de alarma del alcalde del pueblo hizo que reaccionaran las instituciones 

No voy a permitir que nuestros mayores se mueran en nuestra residencia. Lo que está matando a la gente es el sistema. Ayer se nos murió una persona en las manos porque no llegaba el oxígeno”, aseveró Rafael Aguilera, alcalde de Alcalá del Valle.

Geriátricos desbordados

Algunos geriátricos se han visto completamente desbordados. En Madrid, más de 30 ancianos fallecieron en dos asilos. Este miércoles, la capital se convirtió en noticia al morir en una sola residencia 24 mayores desde que comenzó la crisis sanitaria. 

El propio Gobierno recalcó esta semana que los mayores están entre sus principales objetivos. “Las residencias de personas mayores son una prioridad máxima para el Gobierno. Vamos a ejercer un máximo control en estos centros para mayores”, dijo el ministro de Sanidad de España, Salvador Illa. 

A pesar del operativo del Ejército, la situación es preocupante. En muchas de las residencias no hay test para conocer los casos con coronavirus, pero de dar positivo o tener síntomas los hospitales no aceptan los ingresos desde los hogares de ancianos. 

“Estamos viendo que el sistema público de salud está totalmente colapsado. Sanidad nos ha solicitado que seamos capaces de atender a los mayores en nuestros centros, aunque den positivo o tengan el cuadro médico que tengan”, explica Ignacio Fernández, presidente de la Federación Empresarial de la Dependencia, quien pide que al menos se les proporcione el material necesario. 

Intranquilidad entre los ancianos

La intranquilidad entre los mayores es palpable. El número de muertos y contagiados en las residencias se ha disparado. El personal sanitario en muchas ocasiones está en cuadro. Algunos están de baja y otros simplemente han dejado el trabajo. 

Muchas de las personas que trabajan en las residencias dicen sentirse abandonadas por el Gobierno y aseguran que a día de hoy no han recibido por parte de ninguna institución pública ni test para comprobar quien está contagiado ni tampoco material para el equipo sanitario. 

“Nosotros somos los posibles contagiadores a nuestros mayores y ante esta situación algunos pedimos mascarillas, nos las dieron a regañadientes, pero en general la gente está trabajando sin mascarillas, sin guantes”, dice Carmen Romero, trabajadora en una residencia. 

Son nuestros mayores. Esas personas que lucharon durante la postguerra para sacar a sus familias adelante. Con su esfuerzo trajeron el estado de bienestar y hoy están en el punto de mira del coronavirus. El Estado, la sociedad y las instituciones deben de acudir a su rescate.

https://youtu.be/1r5eUnnDFbo

Continue Reading
A %d blogueros les gusta esto: